El consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asocia con la gravedad de la esclerosis múltiple

Resumen

Fondo:

La EM es una enfermedad neurológica inflamatoria crónica e inmunomediada de etiología multifactorial. Los alimentos ultraprocesados ​​(UPF) generalmente se han considerado poco saludables debido a su escaso valor nutricional. La evidencia emergente sugiere que otros factores además de su contenido nutricional pueden desempeñar un papel adicional en la inflamación crónica.

Apuntar:

Investigar la posible asociación entre el consumo de UPF y la gravedad de la EM en un grupo de pacientes italianos consecutivos con EM.

Métodos:

Se recopiló información demográfica (edad, sexo, estado civil, nivel educativo), neurológica (EDSS, MSSS) y nutricional (medidas antropométricas, hábitos alimentarios). También se investigaron la actividad física y los hábitos de fumar. Los alimentos se agruparon según la clasificación NOVA. Los pacientes se clasificaron en dos grupos según la gravedad de la EM («leve» y «moderada a alta»).

Resultados:

Un mayor consumo de UPF se asoció con una gravedad de EM de moderada a alta en comparación con un menor consumo tanto en el modelo no ajustado (OR = 2,28, IC del 95 %: 1,04-5,01) como después del ajuste por posibles antecedentes (OR = 2,46, IC del 95 %: 1,04-5,83) y factores de confusión clínicos (OR = 2,97, IC 95%: 1,13-7,77).

Conclusiones:

Aunque estos resultados son sólo preliminares y generan hipótesis, es importante explorar cómo varios aspectos de la dieta pueden relacionarse con la gravedad de la EM para identificar la mejor estrategia para apoyar a los pacientes con EM durante el curso de la enfermedad.

Palabras clave:

clasificación NOVA; Hábitos dietéticos; discapacidad; esclerosis múltiple; gravedad de la esclerosis múltiple; alimentos ultraprocesados.

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *