Electrolitos bajo investigación

Hay muchas discusiones en el deporte y la gente no está de acuerdo en muchos temas, pero una cosa que todos parecen aceptar como de conocimiento común es que los electrolitos son importantes. Al mismo tiempo, también parece ser de conocimiento común que demasiada sal (o sodio) no es buena para la salud… ¿Pero no son los electrolitos y la sal simplemente nombres diferentes para la misma cosa?



Probablemente todos hemos leído que, si sudas mucho y ves marcas blancas de sal en tu ropa o en tu piel, eres un «suéter salado», una persona que pierde mucha sal durante el ejercicio. A esas personas, especialmente, se les suele animar a tomar tabletas de sal, o al menos una bebida de reemplazo de electrolitos. Los electrolitos se recomiendan por todas partes y son un gran negocio: puedes conseguir bebidas con electrolitos, comprimidos solubles, cápsulas o incluso chicles. Además, los electrolitos se añaden a muchos otros productos, como geles y barritas energéticas.


¿Los electrolitos mejoran el rendimiento?

A los atletas les preocupa no consumir suficientes electrolitos durante el ejercicio. Pero primero volvamos a la pregunta de ¿POR QUÉ necesitaríamos electrolitos en primer lugar? O incluso la pregunta: ¿necesitamos electrolitos? Muchos deportistas tienen la creencia de que se supone que los electrolitos ayudan al rendimiento, pero ¿cuántos estudios tenemos que demuestren que así es? ¡Te sorprenderá la respuesta!


¿Cuál es la evidencia de que los electrolitos funcionan?

Le pregunté a varias personas, incluido el profesor Ron Maughan y otros investigadores destacados que pasan gran parte de sus impresionantes carreras investigando el sodio, pero no pudieron indicarme artículos que proporcionaran evidencia convincente. Entonces, decidí comenzar una serie de blogs para abordar estas preguntas y le pedí ayuda al Dr. Alan McCubbin, ya que es uno de los pocos investigadores que ha realizado un trabajo extenso en esta área recientemente.


En la siguiente serie de publicaciones de blog, veremos las creencias comunes y cuál es la evidencia real. En este primer blog comenzaremos discutiendo qué es la sal, qué son los electrolitos y cuál es el papel del sodio y algunos otros electrolitos.


¿Qué es la sal?

Para la mayoría de las personas la sal se refiere a la sustancia blanca que también conocemos como sal de mesa. La sal de mesa es cloruro de sodio. Un ion sodio (un ion es cualquier átomo o grupo de átomos que tiene una o más cargas eléctricas positivas o negativas) se combina fácilmente con un ion cloruro. El sodio tiene carga positiva (catión), el cloruro tiene carga negativa (anión), por lo que se atraen y se unen fácilmente. Hay un catión de sodio (Na+) por cada anión de cloruro (Cl–), por lo que la fórmula química es NaCl. A menudo nos referimos a la sal como sodio, pero el sodio es solo una parte de una sal (el 40% del peso del cloruro de sodio, por ejemplo) y también hay sales que no contienen sodio en absoluto (por ejemplo, el cloruro de potasio).


¿Qué son los electrolitos?

Los minerales como el sodio, el calcio y el potasio se convierten en electrolitos cuando se disuelven en agua, lo que significa que pueden conducir una corriente eléctrica en el agua. Un poco de química: los electrolitos, que incluyen ácidos, bases y sales, generalmente se disocian en sus iones individuales cuando se disuelven en agua, llevando una carga positiva (catión) o una carga negativa (anión). La sal de mesa (cloruro de sodio), por ejemplo, se disuelve en agua y se divide en iones individuales de sodio (catión) y cloruro (anión), por lo que son electrolitos. Cada uno de los electrolitos es vital para muchas funciones clave del cuerpo.


Los electrolitos son minerales esenciales como el sodio, el calcio y el potasio, que se convierten en electrolitos cuando se disuelven en agua, lo que significa que pueden conducir una corriente eléctrica cuando se disuelven en agua.

Los principales electrolitos de los líquidos corporales son el sodio, el potasio, el cloruro, el bicarbonato, el fosfato, el sulfato, el magnesio y el calcio. De estos, el sodio, el potasio y el cloruro se encuentran en las concentraciones más altas, aunque su distribución difiere entre los fluidos intracelulares (dentro de las células) y extracelulares (fuera de las células, por ejemplo en la sangre). El sodio y el cloruro se encuentran en concentraciones más altas en el líquido extracelular, mientras que el potasio se encuentra en concentraciones más altas dentro de las células.


¿Cuál es el papel de los electrolitos?

Los electrolitos son importantes para el funcionamiento normal de nuestro cuerpo. Los minerales no sólo forman los componentes básicos de algunos tejidos (por ejemplo, el calcio en los huesos), sino que también están relacionados con una variedad de funciones esenciales: incluido el transporte de oxígeno, diversas reacciones enzimáticas y la función inmune. Se sabe que al menos 20 elementos minerales son esenciales para los seres humanos y se han identificado 14 oligoelementos como esenciales para el mantenimiento de la salud.

Esencial en este contexto significa que necesitamos obtener estos elementos minerales a través de nuestra nutrición porque juegan un papel importante en el funcionamiento de nuestro cuerpo y no podemos producirlos en el cuerpo. También pueden ser esenciales trazas de arsénico, níquel, silicio, estaño y vanadio, pero las deficiencias o excesos (debido a fuentes dietéticas) de estos micronutrientes son extremadamente raros.


Las deficiencias de uno o más minerales y oligoelementos provocan síntomas de enfermedad, y muchas deficiencias también se asocian con disfunción inmune y una mayor incidencia de infecciones. Esto es algo que se desarrollaría si hubiera una escasez crónica constante en la dieta.


A menudo se habla de los electrolitos en asociación con la deshidratación y se mencionan en anuncios de bebidas deportivas que prometen reemplazar los electrolitos perdidos a través del sudor. En el contexto del ejercicio, los principales electrolitos de interés son el sodio, el potasio y el cloruro porque se encuentran en las concentraciones más altas en el cuerpo y también en el sudor. De estos tres, el sodio es el más importante.


En el contexto del ejercicio, los principales electrolitos de interés son el sodio, el potasio y el cloruro porque se encuentran en las concentraciones más altas en el cuerpo y también en el sudor.

En los próximos blogs discutiremos:

Traducido automáticamenteTruncado a 10000 caracteres
Publicación Original

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *