¿Es la calidad del sueño más importante que la duración del sueño para prevenir infecciones?

Generalmente se acepta que el sueño es una parte central del proceso de recuperación de los atletas y se cree que es importante para el rendimiento. Muchos atletas realizan un seguimiento de su sueño y tratan de dormir las 7 a 9 horas recomendadas por noche (1). No se sabe cuánto necesitamos realmente y puede ser muy individual. Hay otra razón por la que dormir puede ser importante: anecdóticamente, los atletas que no duermen bien parecen enfermarse con más frecuencia. Sin embargo, pocos estudios han investigado los efectos de la calidad del sueño sobre la función inmune. Por lo tanto, el profesor Neil Walsh y su equipo de la Universidad John Moores de Liverpool en el Reino Unido decidieron investigar un poco más la relación entre el sueño y la salud inmune (2). Si quieres saber qué encontraron ¡sigue leyendo!


Los deportistas no siempre duermen bien

Sabemos que a pesar de la creencia generalizada de que dormir es importante para los deportistas, hay muchos deportistas que no duermen las horas y la calidad que creen que necesitan (Leer este blog). En el estudio comentado en ese blog, los deportistas pasaban más tiempo en la cama cuando se intensificaba el entrenamiento pero no dormían más. También hubo un aumento en el número de despertares durante la noche y un sueño más fragmentado en general.


¿Por qué los deportistas duermen mal?

Hay muchas razones por las que los deportistas pueden no dormir las horas que necesitan. A veces, esto tiene que ver con los tiempos de entrenamiento (por ejemplo, el entrenamiento de natación suele comenzar muy temprano y varios deportes de equipo suelen tener tiempos de entrenamiento muy tardíos, lo que puede dificultar conciliar el sueño). También es posible que los deportistas estén haciendo malabarismos con demasiadas cosas, además de su entrenamiento, y normalmente la variable que hay que dar es el sueño. Durante los períodos de entrenamiento intenso o cuando los atletas aumentan su carga de entrenamiento, el estrés adicional también puede afectar el sueño. Las investigaciones muestran que los adultos que habitualmente no duermen las 7 a 9 horas recomendadas cada noche son más susceptibles a infecciones respiratorias (3, 4).


Estudio sobre los efectos del sueño en la salud inmunológica

El estudio realizado por el profesor Walsh y su equipo se realizó en más de 1.300 reclutas del ejército que participaron en un programa de entrenamiento de 12 semanas (aproximadamente dos tercios eran hombres y un tercio mujeres). Los investigadores hicieron que los reclutas informaran sobre su sueño antes de unirse al entrenamiento. Luego dividieron el grupo en dos: un grupo estaba formado por individuos que dormían sus horas habituales durante las 12 semanas de entrenamiento y otro grupo que dormía 2 horas (o más) por noche menos de su sueño habitual. Se registró la duración del sueño y se monitorizó la percepción de la calidad del sueño. Luego registraron las infecciones del tracto respiratorio superior (URTI) diagnosticadas por un médico.


¿Qué encontró el estudio?

El primer hallazgo del estudio fue que la restricción del sueño tenía un efecto sobre las URTI. ¡La restricción del sueño resultó en un riesgo 3 veces mayor de infecciones! Esto confirmó algunos informes anteriores. Sin embargo, el hallazgo nuevo y mucho más interesante fue que esta relación estaba impulsada en gran medida por la calidad percibida del sueño. Aquellos reclutas cuyo sueño estaba restringido Y reportaron mala calidad de sueño tenían una probabilidad más de 2 veces mayor de sufrir una URTI. Por otro lado, el grupo al que se le restringió el sueño pero informó una buena calidad del sueño, parecía estar protegido y no tenía mayor riesgo de URTI en comparación con el grupo de referencia.

Los 5 mejores consejos para dormir mejor https://doi.org/10.1093/sleep/zsac222

Estos hallazgos son interesantes porque los atletas (y también la mayoría de los no atletas) valoran mucho las horas que duermen. Sin embargo, este estudio muestra que la calidad es igualmente importante. Entonces, ¿qué pueden hacer los deportistas para mejorar la calidad de su sueño? Mire el vídeo a continuación del profesor Neil Walsh para descubrirlo:


Resumen

El nuevo estudio encontró que:

  1. La restricción del sueño se asoció con una mayor susceptibilidad a las URTI durante el entrenamiento y

  2. En particular, la asociación observada entre la restricción del sueño y las URTI fue impulsada por los reclutas que informaron una mala calidad del sueño.

En términos prácticos, esto significa que los atletas deben centrarse en mejorar la calidad del sueño y no sólo las horas de sueño. Se proporcionan algunas pautas aquí y en varios blogs anteriores:


Referencias

  1. Walsh NP, Halson SL, Sargent C, et al El sueño y el atleta: revisión narrativa y recomendaciones de consenso de expertos de 2021 British Journal of Sports Medicine 2021;55:356-368. http://dx.doi.org/10.1136/bjsports-2020-102025

  2. Walsh et al Sleep 2022. ENLACE: https://academic.oup.com/sleep/advance-article/doi/10.1093/sleep/zsac222/6702165

  3. Prather AA, Janicki-Deverts D, Hall MH, Cohen S. Evaluación conductual del sueño y la susceptibilidad al resfriado común. Dormir. 2015;38(9):1353-1359.

  4. Cohen S, Doyle WJ, Alper CM, Janicki-Deverts D, Turner RB. Hábitos de sueño y susceptibilidad al resfriado común. Médico Interno del Arco. 2009;169(1):62-67.



Banner de paquete de suplementos

Traducido automáticamenteTruncado a 10000 caracteres
Publicación Original

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *