¿La tensión es buena o mala al levantar objetos?

Cuando se trata del entusiasta promedio del levantamiento, hay un patrón común que vemos en la progresión desde principiantes hasta levantadores experimentados. Empiezan queriendo ser lo más grandes y fuertes posible y sólo tienen ojos para levantar pesas. En algún momento del camino, es posible que se interesen en hacer dieta e introducir ejercicios cardiovasculares para perder grasa y adelgazar, pero en su mayor parte, se mantienen concentrados en intentar levantar pesas pesadas. Por lo general, se contentan con ignorar cualquier otra modalidad hasta que un día sufren una lesión y se ven obligados a aceptar por qué se lastimaron en primer lugar. El chivo expiatorio común hoy en día para lesionarse es tener “tensión” o falta de movilidad en una determinada articulación.

Para combatir esta fuente percibida de lesión, la gente ha recurrido al trabajo de estiramiento y movilidad como el santo grial de la prevención de lesiones y la mejora del rendimiento. Ser “apretado” o carecer de movilidad se ha convertido en un rasgo que debemos evitar a toda costa. Si bien esto probablemente tenga sentido desde el punto de vista de la salud general y la resiliencia del movimiento, puede que no se aplique tan bien cuando se trata de levantar pesas pesadas. Si bien ciertamente hay casos en los que la tensión puede ser algo malo, la falta de tensión podría acabar con su capacidad para levantar la mayor cantidad de peso posible.

La rigidez puede ser algo malo

Una cosa que debemos tener en cuenta es la función que intentamos lograr. Si su objetivo es ser ágil y/o realizar algún tipo de ejercicio gimnástico, entonces la flexibilidad será importante para su función. Necesitará dedicar tiempo a trabajar para eliminar la tensión de sus articulaciones a fin de obtener la flexibilidad necesaria para lograr esos objetivos y evitar lesiones. (3). Por eso el trabajo de movilidad es tan importante en el deporte CrossFit. Los atletas de CrossFit realizan constantemente gimnasia y movimientos que exigen flexibilidad, como las sentadillas por encima de la cabeza.

Del mismo modo, no querrás estar tenso si tu objetivo es realizar movimientos simples como sentarte y levantarte o incluso atarte los zapatos. Esto puede parecer una tontería para muchos de ustedes, pero estas cosas comienzan a volverse difíciles a medida que envejecen y entran en las últimas etapas de la vida. Entonces, si la longevidad es una alta prioridad para usted, entonces la tensión será algo malo. Establecer la movilidad y el rango de movimiento ahora que eres joven te ayudará a mantener estos problemas a raya a medida que envejeces.

La opresión también puede ser mala si provoca o causa dolor. No importa quién sea usted o cuáles sean sus objetivos, el dolor nunca es bienvenido. Tener dolor en la rodilla porque la cadera está demasiado apretada para sentarse o ponerse en cuclillas correctamente justifica algún tipo de intervención para remediar la tensión. Desafortunadamente, muchas personas ignoran su dolor y su molesta opresión porque no quieren dejar de levantar objetos pesados ​​ni de obtener ganancias. Incluso si eso significa que tienes que dar un paso atrás en términos de fuerza o rendimiento para solucionar tus problemas, vale la pena la inversión. Puedes limitarte ahora o esperar hasta que tu cuerpo te obligue a hacerlo.

La rigidez puede ser algo bueno

Aunque generalmente se considera que estar apretado es algo malo en el fitness, definitivamente puede ser una ventaja en el contexto adecuado. Cuando se trata de producir la mayor fuerza posible, es necesario un alto grado de rigidez en determinadas articulaciones. ¿Por qué predicamos la importancia de fortalecer el core cuando haces peso muerto o te pones en cuclillas? Porque crea rigidez alrededor de la columna y le permite generar y transferir fuerza por todo el cuerpo. Esto aumenta su capacidad para prevenir lesiones al minimizar el movimiento alrededor de las vértebras y también le ayuda a ponerse en cuclillas y/o levantar más peso.

Este mismo concepto se puede aplicar a otras articulaciones para darle una idea de por qué la tensión puede ayudarle a producir más fuerza. Cuando realizas una flexión de bíceps, en realidad todavía usas tus tríceps para ayudar a estabilizar la articulación. Lo mismo ocurre con los isquiotibiales en una sentadilla. Se podría pensar que, dado que los tríceps provocan la extensión del codo y los isquiotibiales provocan la flexión de la rodilla, reducirían su capacidad para realizar un curl o una sentadilla, pero solo producen suficiente fuerza en estos movimientos para estabilizar y endurecer la articulación. De esa manera, podrás producir fuerza de manera más eficiente y levantar más peso al realizar el movimiento.

Otra forma en que la tensión puede ayudar a aumentar la fuerza es a través del potencial de energía elástica mejorado. Todos estamos familiarizados con el efecto de la goma elástica. Cuanto más estires una banda elástica, más lejos volará cuando la sueltes. Esto se debe a la energía elástica que se acumula en la banda, que se convierte en energía cinética al soltarse.

Este mismo principio tiene lugar en tus músculos y ligamentos. Un músculo más tenso debe estirarse más para alcanzar el rango completo de movimiento en un ejercicio determinado. Por lo tanto, se acumula más energía elástica que puede usarse como energía cinética al realizar el movimiento concéntrico del ejercicio. (1). Esto se traduce en un aumento de peso y un mejor rendimiento en un deporte como el levantamiento de pesas o el hombre fuerte. Curiosamente, también parece beneficiar el ejercicio de resistencia en la medida en que los individuos «más estrictos» tienden a tener una mejor economía de ejercicio en comparación con los individuos más flexibles. (2). Por supuesto, ese es sólo un parámetro de resistencia, por lo que no sabemos si la rigidez realmente se traducirá en mejores tiempos de carrera.

Como anécdota, he visto que las personas que tienen niveles muy altos de flexibilidad a menudo tienen muchos más problemas para fortalecerse en comparación con las personas menos flexibles. La hipermovilidad no sólo le priva de la generación de fuerza, sino que también puede ser tan perjudicial para la salud de las articulaciones como ser demasiado inflexible. Estas personas suelen tener un mayor riesgo de sufrir daños en tendones y ligamentos debido a su incapacidad para estabilizar sus articulaciones. (4).

La rigidez no siempre es una cuestión de flexibilidad

Vale la pena señalar que estar tenso o inmóvil en una determinada articulación no siempre es una cuestión de falta de flexibilidad. Muchas personas pueden mover pasivamente sus articulaciones en una amplia gama de movimientos, pero no pueden hacerlo de forma activa (durante un ejercicio, por ejemplo). Esto sugiere que algo más está sucediendo que les limita su movilidad. Quizás sea una debilidad en un músculo estabilizador o un problema de coordinación lo que impide que alguien se mueva en un rango de movimiento adecuado.

En este caso, ningún estiramiento o masaje de tejidos blandos ayudará a mejorar la tensión o la movilidad. Esto se debe a que no es su flexibilidad lo que lo limita, sino un patrón motor defectuoso. Tendrá que trabajar para solucionar la causa raíz del problema, lo que podría ser incluso más profundo que los simples ejercicios de activación. A veces, nuestra falta de movilidad y dolor pueden estar relacionados con la salud de los órganos, el estrés, la falta de sueño o una gran cantidad de otras causas fisiológicas y psicológicas. Aquí es donde puede valer la pena buscar la ayuda de un profesional que pueda analizarlo objetivamente, encontrar la fuente y luego encaminarlo por el camino correcto para solucionar su problema.

Conclusión

La movilidad y el trabajo de estiramiento se han convertido en temas candentes en el mundo del fitness a medida que cada vez más personas buscan formas de optimizar su capacidad atlética. Ciertamente, tener suficiente movilidad para realizar movimientos básicos es absolutamente útil en términos de un buen desempeño y mantenerse libre de lesiones, pero debemos tener cuidado de no llevar esto demasiado lejos si nuestro objetivo es producir fuerza de manera eficiente. Demasiada movilidad en una articulación puede privarle de su capacidad de producción de fuerza. Esto significa que en realidad te estarás privando de fuerza a medida que te vuelvas demasiado móvil.

Además, tendemos a considerar la movilidad como una panacea en lo que respecta a las lesiones, pero ser demasiado móvil en realidad también puede generar un mayor riesgo de sufrir lesiones. La clave es aterrizar en algún punto intermedio y tener un nivel de movilidad que sea específico para tus objetivos. Si quieres evitar dolores y lesiones, asegúrate de que tu movilidad sea la adecuada, pero también ocúpate de las cuestiones fisiológicas y psicológicas más profundas. Y si tu objetivo es ganar competiciones de fuerza y ​​establecer relaciones públicas, quizás sea mejor adoptar un poco de rigidez para que puedas producir tanta fuerza como sea posible cuando la necesites.

Referencias

  1. Gleim GW, diputado McHugh. Flexibilidad y sus efectos sobre las lesiones y el rendimiento deportivo. Medicina deportiva. 1 de noviembre de 1997; 24(5):289-99.
  2. Gleim GW, Stachenfeld NS, Nicholas JA. La influencia de la flexibilidad en la economía de caminar y trotar. Revista de investigación ortopédica. 8(6):814-23, noviembre de 1990.
  3. Grana WA, Moretz JA. Lesiones de ligamentos de rodilla: relación con la flacidez y la tensión en jugadores de fútbol. JAMA. 1978;240:1975-6.
  4. Smith R, Damodaran AK, Swaminathan S, Campbell R, Barnsley L. Hipermovilidad y lesiones deportivas en jugadores juveniles de netball. Revista británica de medicina deportiva. 1 de septiembre de 2005; 39 (9): 628-31.
Traducido automáticamenteTruncado a 10000 caracteres
Publicación Original

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *