Tacones planos versus tacones elevados en el entrenamiento

El calzado se ha convertido en un gran tema de discusión en lo que respecta al entrenamiento de resistencia. Esto solía estar reservado para los aficionados al entrenamiento de resistencia, que intentaban decidir cuánto cojín o peso poner en sus zapatos. Pero ahora, los levantadores serios están bastante preocupados por las características de sus zapatillas de entrenamiento. Gran parte de esta preocupación se ha centrado en cuál es el mejor tipo de calzado para movimientos compuestos. Específicamente, muchos creen que los movimientos con un patrón de sentadillas requieren un tipo especial de zapato para mejorar el rendimiento y la eficiencia.

Muchas empresas de calzado venden ahora zapatos específicos para entrenamiento, algunos con suela plana y otros con tacón elevado. Por supuesto, estas empresas darán las razones de por qué eligieron un tacón plano o elevado, pero a pesar de sus razones, muchas personas luchan con la decisión de qué tipo de zapato es mejor para ellos. Algunas personas podrían decirte que un talón elevado siempre es mejor para hacer sentadillas. Sin embargo, cada persona tiene diferentes características y fortalezas, lo que hace que estas declaraciones generales sean inapropiadas para todos. En realidad, el mejor tipo de calzado de entrenamiento depende de las características individuales de cada persona. Sin embargo, una cosa es segura es que tener el calzado de entrenamiento adecuado puede marcar una gran diferencia en tu comodidad, fuerza y ​​eficiencia en el gimnasio.

¿Por qué tener un tacón elevado?

Muchas veces, las personas emplean un enfoque de “el mono ve, el mono hace” al elegir un zapato de entrenamiento. La mayoría de los levantadores de pesas y levantadores de pesas usan zapatos con tacón elevado en el entrenamiento/competición. Naturalmente, las personas asumen que también necesitan usar un tacón elevado según lo que ven a su alrededor, pero en realidad hay razones específicas por las que quizás quieras usar un tacón elevado, así como hay razones por las que quizás quieras pensarlo dos veces.

Una de las principales ventajas de un talón elevado es el aumento artificial de la movilidad del tobillo que proporciona. El talón de 1 a 2 pulgadas proporciona un poco más de dorsiflexión durante todo el levantamiento. Esto es de gran ayuda para aquellos cuya dorsiflexión del tobillo los limita en un patrón de sentadilla. Básicamente, el talón te permite mantenerte más erguido en una sentadilla y obtener más potencia de los cuádriceps. Si eres alguien que tiene piernas fuertes, entonces un talón elevado probablemente te ayudará en lo que respecta a la fuerza máxima. Algunos también afirman que el talón elevado les permite alcanzar la profundidad más fácilmente, aunque es posible que este no sea el caso dependiendo de su estructura. Si tiene dificultades con la movilidad del tobillo o desea aprovechar la fuerza de sus piernas, los talones elevados pueden ser excelentes para usted.

Si bien un tacón elevado tiene claras ventajas, también existen algunos inconvenientes. Aquellos con caderas más fuertes tenderán a corregir excesivamente en una sentadilla cuando el peso alcanza cargas cercanas al máximo. En lugar de utilizar el mayor impulso de las piernas que proporciona el talón, echarán las rodillas hacia atrás y transferirán la carga a la zona lumbar y a las caderas. Esto puede causar cierta tensión en la zona lumbar y, con el tiempo, podría sensibilizar la zona a lesiones. Además, el talón elevado puede representar un desafío en cuanto al equilibrio. Algunas personas descubren que tienden a inclinarse hacia adelante cuando usan zapatos de tacón durante el entrenamiento. Esto hace que el levantamiento sea más difícil ya que tu cuerpo tiene que luchar para mantener la barra sobre la parte media del pie. Aquellos con caderas fuertes o problemas de equilibrio deben tener cuidado al entrenar con el talón elevado.

Pros y contras de los zapatos planos

Aunque los zapatos de tacón alto han acaparado toda la atención últimamente, los zapatos planos todavía tienen una fuerte presencia en el mundo del entrenamiento. Probablemente hayas visto a bastantes personas luciendo los “Chuck Taylors” en tu gimnasio. Sin embargo, otros zapatos de suela plana, como los zapatos de lucha, los zapatos de peso muerto o incluso los zapatos de suela plana específicos para sentadillas, son opciones populares entre los levantadores incondicionales. Al igual que ocurre con los tacones elevados, las suelas planas ofrecen algunas ventajas claras, pero también pueden ser desventajosas dependiendo de sus características individuales.

Quizás la principal ventaja de los zapatos planos es la mayor tracción y agarre que proporcionan. Las empresas suelen hacer que la suela de estos zapatos sea muy «pegajosa», lo cual es excelente para permanecer en contacto con el suelo. Además, estos zapatos suelen estar cosidos de una manera que le permite «empujar» contra ellos para aumentar la tracción y la producción de energía. Por lo tanto, aquellos que tengan buena fuerza y ​​propiocepción en sus pies encontrarán estos zapatos bastante favorables. Además, los zapatos planos suelen ser mejores para quienes tienden a dominar la cadera en las sentadillas. No obtienes el sesgo de dorsiflexión como ocurre con un talón elevado, lo que te permite sentarte más hacia atrás, mantener un ángulo de espinilla más vertical y mantener el equilibrio más fácilmente. Combine esto con un mayor agarre y tracción, y podrá sentirse muy cómodo en una posición de sentadilla más amplia en la que “se sienta” y “extiende el piso” durante todo el levantamiento.

Aquellos con pies particularmente débiles pueden encontrar un desafío para entrenar con zapatos planos. Si para empezar no puedes sentir bien el suelo, entonces los zapatos planos no se sentirán diferentes a cualquier otro zapato. Sin embargo, esto sería indicativo de un problema mayor que debes abordar mediante una formación adecuada para evitar problemas como la fascitis plantar. Muchas de las otras desventajas que conllevan los zapatos planos se pueden solucionar. El uso de un zapato plano con tobillos «apretados» puede provocar molestias o dificultad para realizar sentadillas profundas sin comprometer la forma. Del mismo modo, aquellos con una sentadilla cuádruple dominante podrían querer evitar un zapato plano para aprovechar sus puntos fuertes más fácilmente.

¿Esto sólo importa para los levantadores serios?

Es posible que algunos de ustedes no estén seguros de si esto es importante para ustedes. Tal vez no seas un levantador de pesas serio ni un levantador de pesas olímpico, pero incluso si asistes ocasionalmente al gimnasio, puede que valga la pena invertir en el tipo de calzado adecuado para ti. Ser consciente de tus debilidades y aprovechar tus fortalezas es importante sin importar cuáles sean tus objetivos en tu entrenamiento, y si quieres desarrollar algo de fuerza y ​​músculo, entonces es útil maximizar tus esfuerzos con el calzado de entrenamiento correcto.

A menudo verás a los asistentes al gimnasio entrenar con zapatillas para correr o algún otro calzado de entrenamiento con gran amortiguación. Esto puede causar estragos en su capacidad para realizar casi cualquier ejercicio con pesas. Estos zapatos no específicos a menudo causan problemas de equilibrio, patrones compensatorios peligrosos o problemas de producción de potencia/fuerza, que le privan de una mejor experiencia de entrenamiento. Como tal, un zapato de entrenamiento específico te ayudará a tener un entrenamiento más productivo y mejores resultados con el tiempo. Vale la pena invertir en cualquier cosa que pueda ayudarle a rendir mejor, especialmente porque todo este asunto del fitness debe ser un compromiso de por vida.

Conclusión

Mucha gente debate la utilidad de los tacones planos o elevados en el gimnasio. A menudo se supone que los tacones elevados son mejores simplemente porque muchos levantadores experimentados tienden a usarlos. Sin embargo, los tacones elevados no significan necesariamente un mejor rendimiento para todos. Puede ser que la mayoría de los levantadores serios simplemente tengan un problema de movilidad del tobillo. El talón elevado corrige esa movilidad y permite una sentadilla más eficiente en este caso. Sin embargo, tanto los tacones altos como los planos tienen sus distintas ventajas y desventajas.

Los zapatos de tacón son de gran ayuda para quienes tienen problemas de tobillo o mejor fuerza en los cuádriceps en relación con la fuerza de la cadera. Sin embargo, también pueden representar un desafío para algunas personas en lo que respecta al equilibrio y la seguridad. Los zapatos planos brindan una tracción increíble, lo que hace que el ejercicio dominante en la cadera sea mucho más fácil de realizar, pero pueden ser difíciles de usar para quienes tienen problemas con la fuerza/propriocepción del pie.

Una cosa es segura: casi todo el mundo puede beneficiarse de una zapatilla de entrenamiento específica. Así como tenemos zapatillas específicas para correr, baloncesto y tenis, las zapatillas de entrenamiento pueden marcar una gran diferencia. La mejora de la biomecánica, el equilibrio y la producción de potencia son sólo algunas de las ventajas de utilizar el zapato correcto. Con el tiempo, esto puede dar como resultado mejores resultados sin importar cuáles sean sus objetivos en el fitness.

Traducido automáticamenteTruncado a 10000 caracteres
Publicación Original

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *